martes, 4 de octubre de 2011

SUPER-MARATON DE MI HISTORIA AMOR IMPOSIBLE (Capítulos:12,13,14,15,16 y 17))




                 
  ¡Hola! les dejo 6 capítulos, espero y les guste:
Si las letras son muy pequeñas, díganmelo y las pongo mas grandes.
¡COMENTEN! 
CAPITULO 12-. DUDAS Y ANGUSTIAS.

IAN.
-¡Ian! Veo que por fin ¡Te dejaron solo!-Me dijo una voz chillona.
Era Celina.

Celina lleva siguiéndome desde la pasada temporada y...Ya no la soporto.
-Lamentablemente me dejaron solo, Celina-Le dije.
Celina es la más buscada por todos los hombres, menos por mí. Debo decir que no es tipo, Celina es una rara mujer, algo extravagante y con esa voz, no. No me imagino quien podría soportarla, toda la vida.

-¿Lamentable? Me estás diciendo, que te interesa ¿Annie Ellis? ¡Por favor! Ni dote tiene-Chillo Celina.
-Eso a mí no me importa...Y siento mucho decirte, que a ti esto no te incumbe. Te a consejo que vallas con aquellos caballeros, que ansían tu compañía-Le dije amablemente, hice una reverencia y me fui.
¿Quién querría casarse con ella? Puff.

CHARLOTTE.

¿Qué? Mi hermana bailando con Ian. Mi Ian...
¡Charlotte! ¡No es tu Ian!

Y lo peor del caso es que no fue un baile o dos, no ¡Fueron tres bailes! Inmensamente largos...Tuve que soportar los murmullos de las demás personas:
“Mire ese es Ian Rosso” “y ¿Ella quien es?”
“Acaba de llegar de América. Es la Hermana de Charlotte Hearts”
“Entonces es una Ellis...No tiene dote”
“Claro que no. Pero casarse con ella, automáticamente tendrían relaciones fuertes con los Hearts. Lo cual le vendría muy bien a los negocios de Ian Rosso...Tendría mucho que ganar”
“Pues si...Y la verdad, no está nada mal”
“¿Nada mal? Es más hermosa que Charlotte Hearts”

Y comentarios así. Tuve que soportar...
Pero ese sentimiento de Venganza y sufrimiento se están desvaneciendo...Poco a poco...Espero y se desvanezca por completo.

ZAC.
Aun no me puedo explicar la furia que sentí cuando vi los brazos de él alrededor de ella. Es algo inexplicable.

Pero mi corazón seguía igual de frio, seguía igual...
Nada había cambiado. Pero sentía fuego, fuego cada vez que los veía juntos ¿Qué es esta terrible sensación?

Nunca la he sentido.

Ninguna mujer, ninguna me ha rechazado. No lo puedo soportar.
Es mucho para mí, tengo que hacer algo para que me haga caso, y caiga rendida a mis brazos.
Tengo que hacer algo.
Tengo que actuar.

ANNIE.

Claro, fue un error.
“Eres una estúpida. En tu Debut, bailaste con un hombre tres veces. Ahora nadie querrá, acortejarte ni si quiera bailar contigo” Me dije a mi misma.
Estaba acostada en mi cama. No podía dormir, de nuevo.

Lo mejor será irme. Si todo ya está arreglado. Nadie me hará caso, pensaran que me está acortejando Ian, cosa que no es cierto. Creo que es hora de irme.
Me tendré que casar, con un plebeyo del pueblo y nos iremos a la ruina. Tengo que enfrentar mi destino. Lo tendré que hacer.

Mañana me iré. Pero antes tengo que despedirme de esta enorme mansión.
Salí despacio, tratando que nadie se diera cuenta de lo sucedido.
Respire el aire limpio y refrescante de la noche, empecé a caminar entre las flores y rosas, del enorme jardín. Era tan hermoso.

-Annie-Alguien dijo mi nombre.
Voltee y era Zac.
-¿Zac? ¿Qué haces aquí?-Le pregunte.
Mi corazón se acelero.
-Salí a pasear, un paseo nocturno y ¿Tu?-Me pregunto.
-No podía dormir, así que pensé que aire fresco me serviría-Le dije.
-Ven, caminemos juntos.

Platicamos de todo: De mi, de mi mama, de mi hermana, de Londres, hasta que...
-Pero no tengo planeado quedarme más tiempo-Le comunique-Me he dado cuenta que esto no es para mí. Tenía planeado comunicárselo a ti y a mi hermana Charlotte, en la mañana.

-¿Irte? No tú no te puedes ir-Me dijo.
-¿Por qué no?-Le pregunte.
-Por que estoy llegando a sentir algo por ti-Me dijo
Y nos empezamos a besar.

CAPITULO 13-. TIEMPO, LLEGADA Y... ¿MAS AMORES?

“El tiempo pasa rápidamente...Pero los sentimientos y deseos nunca desaparecen...Siempre están ahí...Matándote lentamente”

1 DE ABRIL DE 1920.

ANNIE.

Llevaba 7 meses en la mansión Hearts.  7 largos meses. De bailes y celebraciones.
Ian después de esa noche, no volvió aparecer. Desapareció, como si se lo hubiera tragado la tierra. Faltan 2 meses, para que acabe la temporada y todavía no estoy comprometida.

Tengo 2 pretendientes y como todos pretendientes me acortejan.
El primero se llama Lord John Smith. Según Charlotte es el que más me conviene, tiene título y es lo suficientemente rico para pagar las deudas de mi mama y para mantenerme feliz por toda la vida. Es muy guapo, alto (más alto que yo, y eso me gusta) cabello negro-Azabache, ojos verdes-esmeralda y unos labios carnosos. Era divertido e inteligente ¿Qué más podía pedir? Si me casaba con él me llamaría Lady Marie Annie Smith.

El segundo se llama Alexandro Duque de Laxford. Es duque y sin duda es mejor que un Lord, pero Alexandro sufre de unas cuantas deudas que sus padres al morir dejaron. Es un gran hombre, luchador y trabajador. Es rico, pero no tanto como John, pero también es divertido y sin duda guapo: Piel morena, ojos profundamente negros, cabello castaño liso, y una estatura alta, más bien de mi misma estatura. Así que si me casaba con él, seria  Duquesa Marie Annie de Laxford. Un enorme titulo.

Sé que se preguntaran y ¿Zac?

Nos veíamos cada mes, en la sala de juegos, en la noche. Sé que está mal y hace tres meses que lo deje de ver... El no es para mí.
Y lo tengo muy presente, no estoy enamorada de él, porque para enamore se necesita más que unos cuantos besos y carisias, además nunca ha pronunciado esa hermosa palabra. Lo único que tenemos el y yo es pasión. Solo eso.

Yo no tengo tiempo para sentir amor.
-Señorita Annie, es hora de su baño. Solo tiene una hora para alistarse. Hoy es un día importante-Me dijo Verónica.
-Claro-Le susurre.

“Hoy es mi cumpleaños”
Cumplo 21 años. Mis lindos 21 años. Todos en Inglaterra están invitados a esta enorme celebración.
Estoy feliz que todos vengan a celebrar mi cumpleaños, pero estoy nerviosa...No sé por qué.
Me puse un vestido confeccionado únicamente para mí:

Era azul cielo, con listones color turquesa, Tenía unos listones de oro, y unos broches de Zafiro y Esmeraldas. Tenía un decente pero a la vez un poco descubierto escote. Era hermoso.  Mi cabello no estaba recogido, esta vez estaba completamente suelto, solo tenía un broche color azul turquesa, en forma de flor. Un regalo que me llego de sorpresa, no decía de quien era solo contenía una pequeña nota que decía:
“Felicidades, hermosa. Este es un pequeño regalo. Espero vértelo hoy, en tu cumpleaños”

Lo más raro era que combinaba perfecto con mi vestido.
-¿Ya señorita? Todo el mundo la está esperando-Me dijo Verónica.
-Ya estoy lista-Le dije.

Empecé a caminar, por los ya reconocidos pasillos de la enorme mansión. Cuando Salí a la vista de todos, empezaron los aplausos y abrazos. Ya conocía a la mayoría de la gente, de Inglaterra.
-¡Felicidades hermana!-Me dijo abrazándome Charlotte.
-Gracias hermana-Le dije con mucho cariño.

La verdad, nos llevábamos un poco mejor que antes, pero aun así teníamos una pequeña barrera que no nos dejaba acércanos mutuamente.
-Felicidades Señorita Annie-Me dijo Zac enviándome una sonrisa coqueta.
-Gracias señor Hearts-Le agradecí secamente.
-¡Annie! ¡Felicidades!-Me abrazo fuertemente John, mirándome tiernamente a los ojos.
-Muchas gracias, John-Le dije cariñosamente.
Y así me felicitaron y abrazaron todos.
-Annie ¿Me concede un baile?-Me pregunto John.
-¡Claro! Con todo gusto-Le sonreí.

Bailar con John era reconfortante.  Termino el baile y me fui por una copa de vino.
Empecé a beber.
-Ah Señorita Annie, no puedo creer que ¡Ya bebe! Inglaterra, Si que cambia a las personas-Me dijo alguien riéndose, entre las sombras.
-¿Qué le sucede? Yo siempre bebo-Le comunique endureciendo mi voz.
Pero por más que volteaba por todos lados no alcanzaba a ver quién me hablaba con semejante libertad.
¿Pues quien se cree para hablarme así?
-¡Claro! Pero cabe la casualidad, que cuando llego a Inglaterra, no soportaba la bebida. 

Le queda hermoso ese broche. Tal y como me lo imaginaba-Me dijo.
-¿Así que ustedes me lo obsequió? Pues muchas gracias, es hermoso. Pero no se aquí se lo agradezco-Le dije.
-¿Aun no sabe quién soy? Que rápidamente, se olvida de mí. Mi querida Annie, yo la llevo por todos lados. ¿Aun no sabe quién soy?-Me pregunto.

-Lamentablemente no-Le respondí.
-Le refrescare la memoria. ¿Ya se olvido de aquel, que bailo con usted tres veces? Ese día es su Debut-Dijo con voz misteriosa.
-Emm...No puede ser ¿Ian?-Pregunte con miedo.
-¡Por fin! Así que no se olvido de mi ¡Qué bien! ¿Me deja darle un abrazo?-Me pregunto.
-Sí, pero salga de las sombras. Que no lo puedo ver-Le dije.

Salió. Estaba igual como lo recuerdo: joven pálido como la nieve, cabello negro como el carbón, musculoso y ojos color azul zafiro.
Sonriéndome arrogantemente.
-¡Ian! No lo puedo creer. Pensé que estabas desaparecido-Le dije.
-Claro que no. Ven ¡Feliz cumpleaños!-Me dijo y me abrazo.
Olía a bosque, a te con hierbabuena y a tabaco. Olía tan reconfortante que me quede respirando profundamente su olor.

Abrí los ojos y ahí estaba el mirándome a los ojos.
-¡Sigues igual de hermosa que antes!-Me susurro.
Me sonroje y me aparte de él.
-Gracias-Le dije.
-¡Annie! ¿Dónde estabas?-Me dijo John llegando a lado de mi.
-Estaba saludando, a un viejo amigo mío. Mira te presento a Ian Rosso II, Ian te presento a Lord John Smith-Los presente.
-Mucho gusto-Le dijo Ian a John. Mirándolo fijamente.
-Un placer-Le dijo John a Ian.
Los dos se miraban fijamente.
-Ejem-Dije.
-Claro, Annie. ¿Me concedes un baile?-Me pregunto Ian.
-Umm...No lo sé-Le dije.
-Por favor. Hace siete meses que no nos vemos-Me suplico Ian.
-Está bien-Le dije, rindiéndome a sus encantos.

Me tomo de la mano y fuimos a la pista de baile.
Bailamos tan perfectamente, como lo recordaba. En perfecta sincronía. La mayoría de las parejas se retiraron de la pista de baile, para vernos bailar.
-¿Ian? ¿No estás nervioso?-Le pregunte.
-¿Yo? No, para nada. Estoy acostumbrado a ser el centro de atención. Es que soy tan hermoso. Mucha gente se aparado en las calles, para admirar mi gran belleza-Me dijo mirándome fijamente.
-Ja ja ja. Aja-Me reí-Que arrogante eres.
-Enserió. Nadie se resiste a mi encanto-Me dijo.

Solté una enorme carcajada.
El baile termino y todos empezaron aplaudir.
Me sonroje mucho. La mayoría de la gente empezó a murmurar:
“Ian Rosso, regreso. En el cumpleaños de Annie Ellis”
“Son la pareja perfecta. Se veían tan felices”
Me sonroje todavía más.
Ian y yo nos apartamos de la pista.
-¿Ian Rosso? ¡Qué milagro! Pensé que estabas desaparecido!-Llego Zac mirándolo con mala cara.
-Pues no pienses, Hearts-Le dijo Ian.
-¿Dónde está Alexandro? No lo he visto-Le pregunte a Zac. Tratando de cambiar de tema.
-Alexandro?-Pregunto Zac, asiéndose el estúpido
-Sí, el tan conocido Alexandro duque de Staxford-Le dije sarcásticamente.
-Ah ese Alexandro. No, tu querido Alexandro, no pudo venir-Me dijo.
-Ah-Murmure desilusionada.
-Así que ¿Lord John Smith? Y ¿Alexandro duque de Staxford? ¿Son tus pretendientes?-Me pregunto Ian.
-Eso a ti, no te incumbe-Le dije.
-Sí, señor Rosso. Son sus pretendientes-Le contesto Zac.
-Mira tú...-Empecé a decir.
-¿Ian Rosso? ¡Qué grata sorpresa!-Llego Charlotte, interrumpiéndome.
-Hola, señora Hearts-Le dijo Ian a Charlotte.
Charlotte abrazo a Zac.
-Me da mucho gusto, que por fin este de vuelta-Le dijo Charlotte a Ian.
-Yo también me alegro. Por fin podre estar más a menudo con Annie-Les dijo Ian a Charlotte y Zac

Baile nuevamente con Ian y con John, Una vez con Zac y con mas solteros de Londres. Comimos bebimos, nos reímos. Pase en alto las miradas que se enviaban Zac e Ian i Ian y John. Solo quería divertirme.


                                  CAPITULO 14-. LA VERDAD.

“La verdad...Algo que puede llegar a matarte...Pero también que puede llegar a descubrir cosas inimaginables”

ANNIE.
-¡Sin duda fue un éxito!-Grite de alegría.
-Claro que lo fue y más con la llegada de cierto joven-Me dijo Verónica mirándome pícaramente.
-¿Te refieres a Ian? Fue una grata sorpresa verlo, después de tantos meses-Le confesé.
-Y sigue igual de apuesto así que ahora tiene tres pretendientes-Me dijo.
Me sonroje.

-Pues si...Pero no sé, si alguno de ellos es el indicado-Le dije.
-Perdóneme señorita Annie, pero la verdad los dos son asquerosamente ricos y por lo menos dos de ellos tienen titulo-Me dijo Verónica mientras me ayudaba a quitarme el vestido.
-Lo sé, pero la verdad no todo es dinero y títulos...Hay que ver lo que le paso a Celina Maritti-Le dije mirándola.
-Eso es verdad-Me dio la razón Verónica.

Celina Maritti, si, la tan grandiosa y extravagante Celina. Después de ser la más nombrada y llena de pretendientes, termino de casarse con el Duque  Ethan Luis de Vangrort.  Se convirtió en Duquesa, pero el tan carismático y guapo Ethan, cambio mucho después del matrimonio...

Termino por convertirse en un animal salvaje...Quiero decir que Celina termino con varios moretones, si, Ethan era un golpeador y bebedor. Según mi Tía Marlotte, Ethan solo se caso con Celina, por el dinero que ofrecía y por el apellido de esta. Ya que Ethan cayó en bancarrota por sus apuestas y bebidas.

Al final, Ethan golpeo tanto a Celina que Ethan fue arrestado y condenado a cadena perpetua y Celina está mal físicamente y psicológicamente.

Así que como ven, el dinero no lo es todo ni los títulos.
-¡Annie! Me entere que la fiesta fue un éxito-Me dijo mi hermana Dakota entrando a mi habitación

Dakota ha cambiado mucho desde su llegada aquí.  Ya no gritaba ni saltaba por todas partes, era educada y se movía con elegancia, al igual que mi hermana Charlotte. Mi querida hermana Charlotte le dio clases de comportamiento y ahora es una niña refinada. Lo cual me preocupa...
-Annie, mañana iremos a dar un paseo al centro ¿Te apetece ir?-Me pregunto.
-Claro, me hace falta un poco de sol-Le dije-Ahora ve a dormir, pequeña.
-Si, compermiso Annie. Que pases una linda noche-Me dijo educadamente.
-Igualmente-Le dije.

Todos hemos cambiado...Pero no sé si para bien o para mal...

Yo misma he cambiado...Adoro los vestidos y los bailes. Poco a poco he olvidado el olor de mi verdadera casa, de mi pueblo, de mi gente.

Mis sentimientos han cambiado. Zachari poco a poco se está desvaneciendo el sentimiento que llevo dentro, así que verlo con mi hermana ya no duele al contrario e recapacitado y sé que es lo mejor. Ahora yo tengo mis propios pretendientes, y supongo que lo que sentía por Zac no fue nada más que un pequeño enamoramiento de principiantes. Todas nos hemos enamorado alguna vez de un hombre apuesto, pero debemos de recapacitar y pensar que no dudara y menos si ese hombre es el esposo de mi hermana.

Me quede profundamente dormida hasta que la luz del sol me despertó.
“Sera un gran día” Me repetí una y otra vez, como todas las mañanas.

Toque el pequeño cordón para que Verónica viniera.
-¡Buenos días señorita Annie!-Me saludo Verónica.
-Buenos días también para ti, Vero. Por favor un baño bien caliente-Le dije.
-Claro, antes tenga esto han llegado dos cartas, para usted-Verónica me tendió dos cartas diferentes.
-Gracias-Murmure.
La primera era grande y elegante, tenía en medio mi nombre.

                            SEÑORITA MARIE ANNIE ELLIS.
Era color marfil. La abrí lentamente y decía esto:

Querida Annie:
No puedo expresar personalmente mis sentimientos asía usted.
Antes que nada, debo informarle mis razones por la cual me ausente todos estos meses.
Pero por favor, le ruego no se los diga a nadie.
El día siguiente de aquella esplendida noche que pasamos bailando, me llego una carta amenazándome, diciendo que si no me alejaba de usted, matarían a mi madre, hermana y a mí. Por lo cual me ausente a Italia, contrate a varios detectives para buscar quien me habría amenazado. La búsqueda me tomo muchos meses y sé que no me creara pero mi amenazante fue...Zachari Hearts.
Es su misma letra y lamentablemente uso el mismo cartero familiar, por lo cual fue fácil sobornar al cartero. Le envié la carta, susodicha para que la lea  y compruebe por si misma lo que le he informado.
Cambiando de tema. Me he dado cuenta, que ya tiene dos pretendientes, de los cuales no conozco mucho pero, yo siento algo muy fuerte por usted.
Sé que no me creara, ya que no son muchas las veces que nos hemos visto y hemos hablado. Pero cada vez que la veo mi corazón salta mil veces que de costumbre, mis ojos se deslumbran por tan enorme belleza.
Y sé que ya lleva conociendo meses a sus dos pretendientes y que a lo mejor ya hasta le propusieron matrimonio pero le informo, que tengo la esperanza de acortejarla y de ganarme su enorme corazón.
Solo espero que no sea demasiado tarde...
                                              Con amor y siempre suyo, Ian.

Mi corazón se paro, y lentamente deje aquella hermosa y a la vez terrible carta y abrí la segunda.
Era totalmente blanca y decía: IANN ROSSO.

Esta no es una carta común. Así que antes de hacer cualquier cosa la aviso, que si hace algo para llamar la atención o le dice algo de la información que le daré. Pagara muy caro.
Si usted, exclusivamente usted. Se le vuelve acercar o mirar si quiera a la señorita Annie Ellis.
Matare con mis propias manos a su querida madre, a su hermosa hermana y con mucho gusto también a usted.
Espero que haga caso a esta advertencia, ya que estoy hablando enserió.
                                          CON DESAGRADO, SU AMENAZA Y SU PERDICION.
¿Qué? Uff.
¿Zac? No haría eso...Pero...
Tal vez...
Tendría mucho que averiguar.



                          CAPITULO 15-.RAZONES Y PERDICIONES.

IAN.

Annie tenía la obligación de saber la verdad y a ver como estaba la situación, lo creí necesario...

Todo lo que decía la carta era verdad, mis sentimientos y las amenazas. Aun cuando llevaba 7 meses sin verla y aquel intenso dolor que sentí cuando baile con ella, estaba desvaneciendo, volvió con un intenso ardor y deseo.
La amaba y no sentí nada cuando Charlotte apareció nada...Sé que sueno desagradable, pero conozco a Charlotte y sé que planea algo.

Y más cuando vi aquellos pretendientes de Annie...Grandes pretendientes, pero ninguno está hecho para ella. No, solo él.
Se que mi padre Lord Edward Rosso l. Desaprobaría aquel matrimonio, pero Annie vale la pena. Además que supongo que los Hearts le darán Dote, no mucha pero la suficiente... Para que Edward se quedara un poco satisfecho y ¡Mi madre! Sí, que sería un gran reto.

Pero no le importaba.

Zac

¡Furia! ¡Furia! Y solo furia. Sentía en estos tres últimos meses, logre engatusarla por cuatro deliciosos meses. Pero me dejo a mí, yo que soy Zachari Hearts. ¡Es algo intolerable!
Charlotte, por fin se digna a venir a mi cama, pero ella no me satisface...
Yo no siento nada por Annie, eso lo tengo claro lo único que siento por ella es, Pasión.
Y la pasión, ya casi no existe al igual que el amor. Dos cosas ENORMEMENTE diferentes. Aunque en las novelas, poemas, películas e incluso en la vida real, digan lo contrario.

La pasión, es cuando dos personas, sienten una ENORME atracción el uno al otro, atracción física, puramente. Hay pasiones que duran solo un día y hay otras que duras meses o incluso años. Alguna vez todos hemos sentido la pasión.
Y el Amor, es una palabra corta pero llena de sentimientos, LA MAYORIA osa pronunciarla diciendo que siente amor, que está enamorada, pero claro eso es al principio porque después del matrimonio, el amor se vuelve odio o aburrimiento por aquella persona a quién antes creíamos estar enamorados. MUCHAS personas CONFUNDEN el AMOR con LA PASION, cosa que no debería pasar. EL AMOR AUN EXISTE, pero ya casi se extingue. Casi no existe. Ya que todos sentimos PASION, y nos dejamos llevar por la pasión y olvidamos aquella palabra hermosa: AMOR. Hay personas que lo sienten UNA vez en toda su vida, pero la mayoría lo ha sentido muchas veces, aunque claro SOLO UNA VEZ O DOS hemos estado enamorados verdaderamente. Ya que como digo confunden el AMOR VERDADERO CON LA PASION.
Claro yo he tenido la desgracia de no haber sentido aquella palabra. Desafortunadamente he sentido MIL veces la pasión, pero nunca el amor.

CHARLOTTE:

Aquella venganza ya no existe. No.
He comprendido lo estúpida que fui. Me preocupo mas por una venganza que por mi propia hermana.

Si ella es feliz con Ian, que lo sea. Ella si debe de ser feliz, no como yo.
Que por fin e comprendido que el dinero no lo es todo.

Y espero que no sea demasiado tarde para Annie.
Y tengo una leve esperanza que yo alguna vez...Aunque solo sea una vez...Sienta esa aquella hermosa palabra llamada Amor.

ANNIE:

La única forma que descubra la verdad, será seduciendo a Zac. Tendré que mentir, pero lo hago por saber la verdad.

Era ya noche y como todas las noches, Zac saldría a pasear al bosque Hampton. Tendría que seducirlo. Me puse una bata caliente pero a la vez seductora y Salí en su encuentro.

Estaba parado junto con un enorme árbol.
-Zachari-Susurre.
Zac volteo y sonrió arrogantemente.
-Hola, Annie. Ven-Me tendió una mano.

La tome temblando.
-Tranquila, no hare nada que tú no quieras-Me dijo y me beso.
-Zac no debemos hacer esto…Estas casado con mi hermana, para- Le dije jadeando.
-Annie, no me acuerdes ah tu hermana. Me siento culpable, ahora déjame besarte-

Murmuro y acerco sus labios a los míos.

Nos encontrábamos en el bosque Hampton. Su bosque.
-¿Culpable? Somos más que eso, nos deberían de colgar en la horca. Tu estas casado y eso no es lo peor, lo peor es que estas casado con mi hermana-Le susurre alejándome un poco de él.
-Pero si ustedes no se llevan bien, además ella no se dará cuenta. Este será nuestro secreto- Me susurro al oído.
-No lo sé. Adamas yo no tengo porque pertenecer mas en tu casa. Me parece que es hora de que me valla-Le dije mirándolo a los ojos.
-¿Tan pronto? No lo creo. Llevamos muy poco conociéndonos-Me dijo- Te quiero mucho, no te quiero perder. Si tan solo te hubiera encontrado antes de haberme casado con ella…Todo hubiera sido más fácil. Los dos seriamos felices- Me dijo con fingida nostalgia.
-Lo sé. Pero lamentablemente mi hermana te cazo antes que yo-Le susurre.
-¿Cazarme? Que fea palabra-Me dijo riéndose.
-Es que no hay otra forma de llamarlo, en cuanto te vio, planeo cazarte como si fueras su presa. En las pocas cartas que me envió, lo note rápidamente. Nunca creí que fueras…así- Le informe.
-¿Cómo así?-Me pregunto el intrigado mientras besaba mi cuello.
-Ya sabes, guapo, rico y muy malo- Le dije acariciando su hermoso cabello.
-Así que me caso, por eso me perseguía y en donde quiera me la encontraba. Pero ahora te eh encontrado y no sé cómo pero lograremos estar juntos. Te lo prometo.
 “Ya quisieras” Pensé.



                CAPITULO 16-MINTIENDO.

“Toda la gente hemos mentido alguna vez en nuestras vidas...Algunas veces por nuestro bien y algunas otras...Por nuestro mal”

Mi plan era fácil, ya que la pasión estaba ahí. Trataría de engañarlo y sacarle un poco di información de Ian, que pensaba de él y tenía que conseguir que me escribiera algo, debería de comparar su letra con la carta.

Aunque debía de ser muy discreta, él ni nadie debían de sospechar de mi plan.
Nos encontrábamos en la biblioteca y estaba acostada en el sillón junto con Zac.
Tenía que ponerme en marcha.-
-
¿Zac? Amor. Harías algo por mi-Le susurre cariñosamente.
-Claro, haría todo por ti-Me respondió cariñosamente.
-Quisiera que me harías  una carta donde expreses tus sentimientos asía mí, yo hare lo mismo-Le susurre mientras le besaba el cuello.
-Haría eso y más por ti-Me respondió.
-Me tengo que ir, ya amaneció y no podemos dejar que nos descubran-Le dije mientras me bestia.
-Claro.
Salí rápidamente de  la sala y corrí de puntitas a mi recamara.
-¿Annie?-Me pregunto Charlotte sorprendiéndome.
-¿Charlotte? Es todavía muy temprano para que estés levantada, estaba a punto de salir a mi paseo matutino-Le mentí.
-Lo sé, tendrás que suspender tu paseo matutino, hoy tendremos que ir al centro. Nos han invitado a la mansión Walter, celebran una enorme e importante baile. Tenemos que asistir-Me informo.
-Está bien. En una hora estoy lista-Le dije y me escabullí a mi recamara.


ZAC.

Qué joven tan estúpida ¿Una carta?

Por favor.

-Jared, ven aquí-Le ordene a mi mayordomo-¿Me podrías hacer un favor?
-Lo que usted diga. Estoy a sus órdenes-Me respondió.
-Escribe una carta donde exprese mis sentimientos asía una dama, que sea romántica, no escribirás el nombre de la dama, lo hare yo-Le ordene-La quiero para antes de partir al baile.

-Lo que usted mande.

Annie ya me canso, con sus cursilerías, pero debo decir que es muy hermosa... Y meterme a la cama con dos hermanas, es excitante. Claro tengo más amantes...Pero las mantengo lejos de ellas.
Mi vida está llena de pasión...Es lo único que estoy dispuesto a sentir.
El amor es una palabra desconocida para mí.
Y estoy seguro que nunca la sentiré.




                    CAPITULO 17- AUN HAY ESPERANSAS.

“Aunque estés rendido y desesperado, siempre hay que tener esperanzas. Siempre llegan cuando menos te lo esperas”
CHARLOTTE.

Cuando era una niña pequeña soñaba con viajar por todo el mundo y explorar todo lo inimaginable, Al igual que Dakota. Viajar con mi esposo igualmente amante por el aire fresco...

Después mis sueños cambiaron. Aunque muy en el fondo seguía siendo el mismo que desde pequeña.

Cuando era una joven inexperta, soñaba con casarme con alguien rico y guapo. Asistir a muchas veladas y bailar con mi apuesto esposo toda la noche.
Ahora que mi sueño se ha cumplido sé que no es lo que yo verdaderamente quería. 

Que no es mi sueño, no de verdad.

Ahora los bailes se han vuelto insoportables.

Los hombres alardeando a sus esposas y su dinero.
Las mujeres, criticando a todas y presumiendo sus vestimentas y dinero.
Siempre, siempre y siempre. Es lo mismo.
No hablan de otra cosa que su dinero y sus respectivos amantes y esposos.
Esta no es la vida que quería de verdad.

Pero es la que mi destino planeo...Sin mi permiso.

Entramos gloriosamente por la puerta principal de la mansión de los Walter. Annie como siempre iba hermosamente vestida.
Con un vestido azul celeste y una cinta de cabello color blanca. Su cara angelical, estaba enmarcada por unos cuantos risos de oro, y sus ojos verdes se veían más brillosos y vivaz que nunca.
Me alegraba por ella.

Pero tendría que hablar muy seriamente con Ian.
La comida estuvo impecable, todos reíamos y hablábamos. De lo mismo.
Pronto el baile comenzó.

Ian se encontraba charlando con Annie, alegremente. Aunque me cueste decirlo, se veían tan felices los dos. Pero no sé si Ian cambiara y la engañara como yo...
-¡Hola! Ian, siento mucho interrumpirlos pero quisiera hablar contigo señor Rosso-Ian me miro sin emoción alguna y Annie me miro con incredulidad-En privado.
-Está bien. Iré hablar con Alexandro, acaba de llegar. Con permiso-Se fue Annie.
-¿De qué quiere hablar señora Hearts?-Se burlo Ian.
-No te burles, Ian. Solo hablo contigo, por mi hermana-Le dije con voz dura.
-¿De Annie? Hable-Me dijo levantando una ceja.
-Como sabrá, su reputación no es muy buena que digamos. Le costó mucho lograrla, y yo soy testigo de sus...Umm...Juegos con las mujeres. Solo le advierto que si le hace algún daño a mi hermana, se las verá conmigo. Annie es muy inocente, para juzgar a las personas-Lo amenacé.
-Bueno...Usted no es nadie para amenazarme. Odio que me amenacen....Respecto a lo que dijo de Annie, usted no se preocupe, no le hare daño-Me dijo mirándome fijamente- Y le daré un consejo querida Charlotte: En vez de estarte metiendo en la vida de tu hermana, mejor fíjate con quien se mete en la cama tu querido esposo, Zac.

¿Qué le sucede?
-A ti no te interesa, nada entorno a mi matrimonio. No tengo por que darte explicaciones. Me da igual con quien se acueste Zac, ni a las prostitutas que les paga...Zac solo me arruinado y todo es tu maldita culpa-Le dije furiosa.
Creo que solté más de lo que quería decir.
-¿Mi culpa? Siento mucho a verte engañado, de verdad...Pero yo no tengo la culpa que en ese entonces hallas sido una mojigata-Me dijo riéndose.

-¿Mojigata? Pues si...Y tú te aprovechaste de eso-Le dije-Pero...Eso ya está en el pasado y ahora estamos en que espero y mi hermana piense y se case con alguien mejor  que tu.
-¿Mejor? No hay nadie mejor que yo.
-Tú te crees mejor que los demás y no lo eres. Fíjate en tus errores y defectos. Me está doliendo la cabeza, con permiso-Le dije y me fui.

Algo había salido bien en esta discusión, me había desahogado y le había soltado ALGO de lo que traía dentro por muchos años.
Camine lentamente Asia una puerta que daba a un pasillo largo, con muchas puertas. Entre en la primera que vi.

Era una salita chica pero bien equipada, tenía dos silloncitos, una pequeña mesa, y en las paredes habían libros, y la ventana daba asía una pequeña terraza, donde se encontraba un sillón grande color rojo.
Estaba demasiado oscuro. No se puede distinguir casi nada. Solo lo alumbraba la luz de la luna.

Algo se movió en la oscuridad. Mi corazón empezó a latir con fuerza.
-¿Quién es?-Susurre.

-Seré quien quiera que seas...Hermosa mujer. Después de tanto tiempo...Por fin esta aquí...Sé que eres tú, puedo verlo por esos ojos verdes y azules, tan vivaces...Llenos de ventura y alegría. Aunque...Se te ve triste...Ven aquí...Yo hare que vuelvas a sonreír-Me dijo y aquel desconocido se acerco a mí y me abrazo con fuerza.

-¿Quién eres?-Repetí.
-Terca mujer, te dije que seré quien quiera que quieras...Ahora déjame probar esos labios tuyos-Sus labios empezaron a descender a pocos centímetros de los míos. Temblé-No me tengas miedo...Ya veras, como volverás a sonreír...Siempre hay esperanzas... Y ya ha llegado la tuya.

Nuestros labios se encontraron y sentí esperanzas, esperanzas muy vividas.

.........................................................................................................................................................................
Mi castigo valió la pena ¿No creen?
Inspiración.



4 comentarios:

Chinitha dijo...

WWWHUUUOOOO SI KE TE HAS ADELANTADO I IO KE PENSE KE IIA NO VOLVERIAS A PUBLIKAR, PERO ME HA ENCANTADO KE PORFIN CHARLOTTE COMIENCE SER LA MISMA, Y YA NO SE HA MALA, AUNQUE DE ALGUNA MANERA NUNCA LO FUE PORKE IOO ENTIENDO POR LO KE PASO. LA HISTORIA CADA VEZ SE ESTA PONIENDO MAS INTERESANTE. eSPERO KE ANNIE SE KEDE CON IAN Y KE CHARLOTTE SE KEDE CON ALGUIEN KE LA AMEE REALMENTE.

TE DEJO MI SUPER HUELLA
YO ESTUVE AQUI!!!

nadia dijo...

@Chinitha

Muchas gracias¡¡
Aunque me tarde un año seguiré publicando¡ ja mentira xD
Me da mucha alegría que lean mi historia.
Y EL FINAL...
BUENO AUN ESTOY VIENDO COMO ACABARLO...
BESOS,NADIA.

Eve dijo...

Pues Zac a resultado un auténtico **** por su acciones, y yo que pensé que era un hombre respetable y que lo que lo impulsaba a cometer tal traición se debía a lo que, supuestamente, yo creía que sentía hacia Annie... pero resulta que... vuelvo a equivocarme. Ian me cae bien, desde el principio, y a pesar de saber lo que le hizo a Chrlotte, porque ella no me caía especialmente bien que digamos, pero para el caso, está empezando a madurar y eso arregla un poco las cosas.. y por dios, Annie... que madure porque creo que es la única que todavía sí que no ha madurado
unos caps muy muy interesantes :D
dos besos

Kashmir Cobián dijo...

Zac parece que sufrió un cambio drastico en cuanto a su personalidad lo que me hace sentir un poco confundida pero bueno he leído los seis capitulos de una sola vez, supongo que por eso se me hace algo extremo.

Annie, no puedo creer que se volviera a acostar con Zac ¡No! Osea ¡No! xD' Ahora odio lo odio a él ¬¬

Y Charlotte, bueno espero que la vida le tenga algo bonito preparado.

Ian... es hermoso. Es todo lo que tengo que decir sobre él :')

Me gusta mucho como va la historia :DDD!! En cada capitulo tienes una sorpresa diferente y eso me encanta(:

Besssooss!!